Pizza (que no se amasa!)

Pizza senza impasto...Pronta!!

Estoy encantada de compartir contigo una de mis recetas favoritas: la receta de PIZZA! Además, ahora  que vivo en Madrid, donde no es tan fácil encontrar una pizza al estilo italiano, estoy probando y experimentando varias recetas de pizzas caseras, así que la receta de hoy será una de las muchas que te propondré! Sí, porqué hay muchas recetas para hacer la pizza, cada una distinta, como procedimiento y también como resultado! Poco a poco, las veremos todas!  😉 En particular, la receta de hoy es para preparar una masa de pizza que, como dice el título, no necesita ser amasada! Ya, parece increíble, pero es así! Se mezclan los ingredientes, que en esta receta incluyen también una patata cocida (en realidad yo pongo la patata un par de minutos en el microondas, después de haberla pinchado con un palillo para que no explote!), que ayuda a dar a esta pizza una suavidad única, y, a continuación, se pone la masa en la nevera durante unas 20-24 horas…Luego se saca, se vierte la masa encima de una mesa espolvoreada con sémola de trigo duro, se dobla en la manera que puedes ver en las fotos (repito, sin amasar!), se pone en una bandeja y se hornea…Y ya está! ¿No es maravilloso?! 😀

RECETA de la Pizza que no se amasa (EN ESPAÑOL)

RECETA para 2 pizzas
DIFICULTAD: fácil
PREPARACIÓN: 10′ (preparación) + 24 h (fermentación) + 15′ (de coccion por cada pizza)
COSTO: bajo

INGREDIENTES de la RECETA de la Pizza (que no se amasa!)

Para la masa
>> harina  “0”: 300 g
>> harina de trigo duro: 100 g
>> patata cocida: 1 pequeña
>> levadura fresca: un cubito (si se usa la seca, un sobre, es decir, 9-7 g)
>> malta de cebada: 1 cucharadita (o 1 cucharadita de azúcar o miel)
>> aceite extra virgen de oliva: 2 cucharadas
>> sal: 1 cucharadita
>> agua tibia: 1 taza (250 ml)

Para preparar la “pizza Margarita”
>> Salsa de tomates picados, queso mozzarella (250 g por cada pizza), aceite de oliva, sal, orégano o albahaca

PREPARACIÓN DE LA RECETA de la Pizza (que no se amasa!)

Tamiza la harina en un bol y mézclala con la levadura (yo he usado la levadura seca, si se utiliza la levadura fresca, antes de echarla, disuélvela en agua tibia (no caliente!) con la malta). Echa la patata, la malta y el agua, la sal, y el aceite, amasa rápidamente y luego cubre con papel plástico. Pon la masa en la nevera durante unas 20 a 24 horas (o sea que, si deseas preparar esta pizza para cenar, hay que empezar la noche anterior! Y recuerda también que, al día siguiente, debes sacarla de la nevera un par de horas antes de continuar con la preparación). Pasadas las 20 a 24 horas, vierte la masa sobre la mesa, donde habrás espolvoreado harina de sémola, y empieza a doblar la masa como se ve en las fotos más abajo.  Deja reposar los dos panes cubiertos con un paño durante 20′. Mientras tanto, corta la mozzarella en cubitos y ponlos en un colador, para que salga toda el agua. Luego extiende la masa, dándole una forma redonda (yo extiendo la masa directamente sobre el papel horno y, a continuación, sin bandejas ni nada, lo pongo directamente en la rejilla del horno). Echa ahora el  tomate, el aceite de oliva, la sal y el orégano y luego hornea la pizza en horno precalentado a 250ºC durante unos 10 minutos. A continuación, abre el horno, pon la mozzarella encima de la pizza, déjala otros 3-4’ en el horno y. .. Tu pizza, suave y crujiente… está lista!

[nggallery id=5]

Potrebbero Interessarti anche:

Commenti

Pizza (que no se amasa!) — 2 commenti

  1. Pingback: Pan de chapata (o ciabatta) que no se amasa | la LUNA dei golosi

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *